Arquitectura Civil

El Sar, el río de Compostela, es también el de Padrón, que quedan así vinculados por este brazo de agua, que está atravesado por dos importantes puentes a su paso por la villa: el puente Romano (que comunica a Padrón con Puentecesures), y el puente Santiago.

Puente Romano

Puente Santiago

Fuente del Carme

Palacio del Obispo Quito

Puente Romano

subir

Si el viajero procede del sur, de la provincia de Pontevedra, tendría que salvar el ancho Ulla por un puente cuyas bases fueron romanas, aunque hoy las sucesivas reformas mutilaran la obra y sea difícil reconocer la huella del imperio latino.

 

 

 

Puente Santiago

subir

Una vez que el visitante descansó en los bancos protegidos del sol por los árboles del espolón, lo mejor es cruzar el puente de Santiago cuya fecha es de 1852, y que sustituyó a otro que fue arrasado por una crecida del río. Este puente une la zona llamada "A trabanca" con el casco antiguo de Padrón.

Cruzado el puente, una visita obligatoria es visitar la fuente del Carmen y el convento. También en la misma calle, podemos subir las escaleras que nos llevarán al "Santiaguiño".

 

Fuente del Carmen

subir

Fue reconstruida cuándo terminaba el siglo XVIII, donde una clara inscripción en el exterior informa al recién llegado de que se reedificó esta fuente reinando el señor don Carlos IIII siendo alcalde don Joaquín Foxi Bendaña, en el año 1789, mientras en el interior se advierte que el ilustrísimo señor don Manuel de Sanlúcar, obispo de Sidonia, concedió 40 días de indulgencias la todos los que devotamente rezaran una salve delante de esta imagen.

 

 

Palacio del Obispo Quito

subir

Muy cerca de la plaza de Macías está la casa consistorial, levantada en el siglo XVIII y que presume de escudo granítico de la villa y, a escasa distancia, también se encuentra el palacio del Obispo de Quito, que fue propiedad de Alonso de la Pena y Montenegro, quien desempeñó la dignidad de obispo y fue, en Perú, capitán general de Quito; en ese país americano falleció en 1688. En el palacio, asoportalado, dónde manda el arco de medio punto, destacan los dos escudos que dan a la Calle de los Dolores, uno de ellos con la fecha del año 1669.